Datos personales

Mi foto
Córdoba, España
¡Bienvenidos!

lunes, 5 de junio de 2017

Lomo de cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas pasas




Lomo de cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas pasas
¡Qué ganas tenía publicar la receta del lomo de cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas! Esta es una preparación a la que suelo acudir cuando quiero lucirme en la mesa sin complicarme demasiado en la cocina. Es un asado que no defrauda, vale tanto para una comida deliciosa de fin de semana o para ocasiones más festivas como las cenas de Navidad y Año Nuevo.

Lomo de cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas pasas
El lomo es un corte magro que no se caracteriza por ser la carne más gustosa y jugosa del cerdo. Aunque es cierto que con un buen adobo o marinada resulta sencillo enriquecerlo para conseguir un asado realmente delicioso. En esta ocasión, he puesto a marinar el lomo en una mezcla condimentada de vino blanco con aceite de oliva, que no solo le dará sabor y jugosidad, sino que después del horneado será la sabrosa salsa que bañe los medallones de carne.

Lomo de cerdo asado con ciruelas pasas y vino
Espero que se animen a probar la receta y que les guste tanto como a mí. Recuerden que me pueden encontrar en Facebook.

Ingredientes para 7 personas:
1.5 kilos de lomo de cerdo
½ cucharaditas de sal
2 cucharadas de azúcar
Pimienta al gusto
1 cucharadita de tomillo
1 cucharada de salsa inglesa Perrins (salsa Worcestershire)
1oo ml de aceite de oliva virgen extra
1 cebolla mediana
12 ciruelas pasas sin hueso
250 ml de vino blanco 
50 ml de agua (opcional)

Preparación:
Colocamos el lomo en una fuente de vidrio y lo sazonamos con sal, pimienta, tomillo, azúcar, salsa inglesa y aceite de oliva. Lo embadurnamos bien con los condimentos y el aceite de oliva y nos aseguramos que la mezcla se extienda por toda la pieza.
Seguidamente, cortamos finamente la cebolla y las ciruelas pasas y las agregamos en la fuente. Vertemos el vino blanco y removemos. Tapamos la bandeja o la cubrimos con papel film y dejamos marinar durante toda la noche en refrigeración. Después de unas horas le damos la vuelta a el lomo para que se impregne con la marinada por ambos lados.

Preparación del lomo de cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas pasas
Al día siguiente sacamos la carne de la nevera 40 minutos antes de asarla para que pierda frío. Precalentamos el horno a 180 ºC y horneamos el lomo durante 1 hora. Finalizado ese tiempo, sacamos el lomo del horno, le damos la vuelta y lo regamos con la marinada de la fuente. En este momento, hay que fijarse en la cantidad de marinada que queda en la bandeja, en caso de que vean un descenso considerable en el nivel de los líquidos, agreguen un poco de agua. Si no ha habido demasiada evaporación, no es necesario agregar agua, pues lo normal es que la salsa haya reducido un poco. Yo he adicionado 50 ml de agua, pero esta cantidad puede variar, dependerá del horno y del tipo de fuente de hornear que utilicen. Por ejemplo, en las bandejas metálicas se concentra más el calor y hay mayor evaporación que en las de vidrio. Cuando el asado esté listo, debe haber suficiente líquido en la bandeja para obtener una salsa; sin embargo, no hay que esperar que sea la misma cantidad que teníamos al principio del horneado. Así que si no desean una salsa acuosa e insípida, no exageren con la cantidad de agua, les recomiendo que no adicionen más de 100 ml.


Preparación del lomo cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas pasas
Revisado el tema de la salsa, continuamos con la cocción de la carne. Subimos la temperatura del horno a 200 ºC y horneamos el lomo por 40 minutos hasta que adquiera un bonito color caramelo. Apenas esté listo, sacamos la bandeja del horno y dejamos reposar la pieza de carne fuera de la fuente de hornear por 30 minutos antes de cortarla en medallones. Pasamos por el colador todos los jugos y vegetales de la bandeja, los estrujamos muy bien, así obtendremos una salsa con cuerpo y sabrosa. En el colador solo han de quedar las fibras y restos de piel, la pulpa de las ciruelas y la cebolla deben pasar a la salsa. Vean en las fotos los pocos restos que quedaron en el colador. Prueben la salsa y si lo consideran necesario, corrijan la sazón con sal o azúcar. Yo la he dejado tal cual, estaba muy rica. 
Nota: Si por casualidad se pasan con la cantidad de agua durante el horneado o les parece que la salsa está muy aguada, una vez colada o filtrada, la pueden poner a reducir en un cazo a fuego medio por unos minutos.
Aquí está el apetitoso lomo de cerdo asado con ciruelas pasas y vino recién salido del horno. 
Lomo de cerdo asado con ciruelas pasas y vino
Servimos el lomo regado con su rica salsa. A disfrutar!!

Lomo de cerdo al horno en salsa de vino y ciruelas pasas
Hasta pronto!!

viernes, 2 de junio de 2017

Ensalada de lentejas a la hierbabuena




Ensalada de lentejas a la hierbabuena
Apetitosa y fresca: estos son los adjetivos que mejor describen la deliciosa ensalada de lentejas a la hierbabuena que publico hoy. Con sinceridad les digo que es una de las ensaladas con legumbres más ricas que he preparado hasta el momento, me ha gustado tanto su sabor y frescura que ya la considero una de mis recetas imprescindibles para el verano.

Ensalada de lentejas a la hierbabuena: fresca y deliciosa
Nunca antes se me había ocurrido adicionar hierbabuena en una ensalada con legumbres; de hecho, iba a agregar perejil rizado (mi hierba predilecta para las legumbres frías). Pero recordé el delicioso sabor fresco de la hierbabuena aderezada con zumo de limón en el tabule y quise que esta ensalada de lentejas tuviera un gusto similar. Estoy muy satisfecha con el resultado, todos los ingredientes de la receta combinan de maravilla y con cada bocado he disfrutado de una apetitosa y jugosa mezcla de sabores y texturas. 


Ensalada de lentejas a la hierbabuena: fresca y deliciosa
Aunque no hice fotos de la ensalada servida en el plato, les cuento que la he acompañado con unos filetes de pechuga de pollo asada para conseguir una comida más completa. No obstante, también se puede comer como un plato único vegetariano sin necesidad de acompañarla con alguna proteína de origen animal. Está riquísima de todas formas, espero que se animen a probarla. Recuerden que me pueden encontrar en Facebook.

Ingredientes para 4 personas:
400 gramos de lentejas cocidas y escurridas
1/4 de cebolla roja
1/4 de pimiento morrón rojo (ají pimentón rojo)
2 cucharadas de alcaparras
1 manzana Granny Smith (230 gramos)
1 manojo pequeño de hierbabuena fresca (se necesitan unas 30 hojitas)
5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 o 3 cucharadas de zumo de limón de cáscara verde (lima)
Sal y pimienta

Preparación:
He subido la foto de los ingredientes en grande para que se pueda apreciar la calidad de las lentejas en conserva que he usado en la receta. Se nota que el fabricante las cocinó con cuidado, pues estaban enteras y tiernas. No vayan a creer que me han pagado por publicitar esta marca (eso aún no pasa en este blog); la recomiendo, porque la mayoría de lentejas de bote que veo el supermercado están tan deshechas que no suelo usarlas en ensaladas. Éstas son de una marca blanca bastante económica.


Ingredientes ensalada de lentejas
Empezamos enjuagando las lentejas con agua del grifo y las dejamos escurrir en un colador. Entretanto, picamos finamente la cebolla y el pimiento. Echamos las verduras picadas en una ensaladera grande, también adicionamos las alcaparras y las lentejas escurridas. En este momento, hay que decidir si se va a comer la ensalada templada tan pronto como se prepare o si se va a servir fría más adelante. En el primer caso, continuamos la preparación de la receta agregando la manzana cortada en cubitos pequeñitos y las hojas de hierbabuena cortadas finamente con unas tijeras (aprox. 30 hojitas que habremos lavado y secado con papel de cocina). Aderezamos la ensalada con el zumo de limón, el aceite de oliva y salpimentamos al gusto. Removemos y servimos inmediatamente. 


Receta ensalada de lentejas
En el segundo caso, que se quiera comer fría más tarde, conservamos la ensalada en refrigeración hasta el momento de comer; pero sin cortar ni agregar la manzana y la hierbabuena. Ya saben que la manzana se oxida con mucha facilidad y la hierbabuena una vez cortada también tiende a oscurecerse. Así que lo mejor es terminar de prepararla y aderezarla justo antes comer. No resulta agradable servir una ensalada con sus ingredientes marchitos u oxidados, lo ideal es que llegue a la mesa con una pinta fresca y apetecible.

Ahora sólo nos queda disfrutar!!
Ensalada de lentejas a la hierbabuena
Hasta pronto!!