Datos personales

Mi foto
Córdoba, España
¡Bienvenidos!

viernes, 22 de abril de 2016

Pollo a la naranja con jengibre




Hoy comparto la receta de un pollo guisado a la naranja con jengibre que está para chuparse los dedos. Es la primera vez que combino el zumo de naranja con el jengibre fresco en una preparación, y me parece que no será la última, la salsa tiene un delicioso gusto cítrico y se le nota el sabor fresco y ligeramente picante del jengibre. 

Para preparar este guiso he usado un buen pollo campero, hace años que no compro el pollo industrial, no quiero seguir patrocinando el sistema de crianza intensivo en minúsculas jaulas. Además, la carne del pollo criado en semilibertad es más gustosa y, aunque es un poco más dura, después de una cocción a fuego lento queda deliciosa, tierna y jugosa.

Estoy encantada con este guiso, sin duda, volveré a prepararlo. Espero que a ustedes les guste tanto como a mí. 

He acompañado el pollo a la naranja con un rico arroz con fideos. ¿A ustedes con qué se les antoja? Recuerden que me pueden encontrar en facebook. Vamos con la receta!

Ingredientes para 4-5 personas:
1,5 kilos de pollo campero troceado y sin piel (muslos, contramuslos y pechuga)
2 cucharadas de salsa de soja
3 cucharadas de aceite de oliva
1/2 pimiento rojo rallado (sin piel)
1 cebolla blanca finamente picada
2 cucharadas de jengibre fresco rallado (no vale usar jengibre en polvo)
Ralladura de una naranja (sin la parte blanca)
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharadita harina de trigo o de fécula de maíz (Maizena) 
1 cucharadita rasa de sal
350 ml de zumo de naranja recién exprimido
350 ml de agua

Preparación:
Colocamos el pollo troceado y limpio en un tazón grande y lo sazonamos con 2 cucharadas de salsa de soja. Removemos para que todos los trozos se impregnen bien con la salsa. En una olla grande calentamos las 3 cucharadas de aceite y freímos las piezas de pollo a fuego alto hasta que adquieran un color dorado. Yo las freí en varias tandas, no eché todos los trozos juntos para que no perdieran agua. Cuando terminemos de dorar todos los trozos, los sacamos de la olla y reservamos.

En la misma olla sofreímos a fuego medio por 10 minutos el pimiento con la cebolla y el jengibre fresco. Cuando las verduras estén blandas, agregamos la ralladura de naranja, el azúcar moreno y la cucharadita de Maizena o harina de trigo. Removemos y seguimos rehogando. Volvemos a echar el pollo en la olla, vertemos el zumo de naranja y el agua y sazonamos con una cucharadita de sal.  


Tapamos la olla, cocinamos el pollo a fuego medio durante 40 minutos hasta que esté tierno. Removemos ocasionalmente para que los trozos de pollo no se peguen al fondo de la olla. Al final de la cocción, probamos la salsa y rectificamos con sal la sazón si fuera necesario.

A disfrutar!!!
Hasta pronto!!!

miércoles, 13 de abril de 2016

Ensalada de calabaza asada con judías verdes y queso mozzarella

El pasado fin de semana no tenía ganas de complicarme en la cocina, solo tenía claro que quería comer sano y delicioso. Me acordé de la rica ensalada de ahuyama cocida con habichuelas verdes que hace mi mamá y enseguida me animé a preparar una versión similar y más completa. 

Mi mamá hace esta ensalada con calabaza o auyama cocida, en Colombia ella usa una variedad que tiene la pulpa compacta y harinosa parecida a la de una patata. Ese tipo resiste bien la cocción prolongada sin deshacerse ni calarse. Yo he preferido hornear la calabaza, porque los ejemplares que encuentro en esta zona tienen una carne más suave, jugosa y dulce, y quedan muy sabrosas en el horno. 

Esta ensalada se sirve tibia o templada, me gusta mezclar la calabaza caliente con el resto de ingredientes para que el calor y la acidez del vinagre ayuden a que los vegetales suelten sus jugos y se combinen mejor los sabores. Así se consigue una ensalada deliciosa y jugosa.


Hice la ensalada como plato único para dos personas, si incluyen otro plato en la comida, puede ser compartida por cuatro personas. Recuerden que me pueden encontrar en facebook. Vamos con la receta!

Ingredientes para 2-4 personas:
500 gramos de calabaza (limpia sin cáscara y semillas)
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto
1 cucharadita de azúcar
150 gramos de judías o habichuelas verdes frescas 
2 tomates para ensalada
1/4 de cebolla morada
125 gramos de mozzarella fresca
1 cucharada de vinagre

Preparación:
Precalentamos el horno a 200 ºC. Pelamos la calabaza, le retiramos las semillas y fibras y la cortamos en cubos de 2-3 cm. Colocamos los cubitos en una fuente de hornear, los sazonamos con una pizca de sal, una cucharadita de azúcar y una cucharada de aceite de oliva. Con las manos removemos y nos aseguramos de todos los cubitos queden embadurnados con el aceite de oliva. Horneamos la calabaza por 30-35 minutos hasta que esté tierna y dorada, en mitad de la cocción removemos los cubitos para que se cocinen uniformemente.  

Mientras la calabaza está en el horno, preparamos los demás ingredientes de la ensalada. Lavamos las judías, les retiramos los extremos y las cortamos en tres partes. Ponemos a calentar un poco de agua en un cazo, cuando el agua rompa a hervir, adicionamos las judías y las cocemos por 7 u 8 minutos a fuego medio. Escurrimos las judías y las echamos en la ensaladera. Lavamos los tomates y los cortamos en gajos. Cortamos la cebolla en julianas finas y escurrimos la mozzarella fresca.  Echamos los cubitos de calabaza calientes en la ensaladera, aderezamos la ensalada con una cucharada de vinagre, dos de aceite de oliva y salpimentamos al gusto. Removemos y servimos.

A disfrutar!!
Hasta pronto!!

lunes, 4 de abril de 2016

Bistec a la criolla y bistec a caballo

Bistec a caballo
El bistec con salsa criolla es uno de los platos favoritos de los hogares colombianos, se prepara con mucha frecuencia y suele estar presente en los menús de los restaurantes populares. Esta receta es una forma rápida y descomplicada de cocinar una carne en salsa

Bistec a la criolla
Un buen bistec debe quedar jugoso y suave, por eso recomiendo comprar un corte de carne magro y blando, yo he usado tapa de vacuno. Tampoco debemos excedernos en la cocción de la carne, lo mejor es sellarla rápidamente, retirarla de la sartén mientras se prepara la salsa y volverla a incorporar al final para cocinarla suavemente por pocos minutos.

La carne en bisté habitualmente se sirve acompañada con arroz blanco para aprovechar mejor su deliciosa salsa; aunque también le van muy bien las patatas fritas, la yuca cocida o los bollos de maíz. Si queremos convertir este plato en un bistec a caballo, simplemente debemos freír un huevo por cada comensal y colocarlo sobre la carne.


Los invito a disfrutar con una comida sencilla y llena de sabor, estoy segura de que no los defraudará. Recuerden que me pueden encontrar en facebook. Vamos con la receta!

Ingredientes para 2 personas:
2 filetes de carne de vacuno magro y blandos (tapa, cadera, babilla o lomo)
Comino
Orégano
Sal y pimienta
2 cucharadas de aceite de oliva
Media cebolla roja cortada en rodajas
2 tomates pera maduros sin piel cortados en rodajas
2 huevos (para el bistec a caballo)

Preparación:
Salpimentamos los filetes y los sazonamos con una pizca generosa de comino y orégano. En una sartén grande calentamos una cucharada de aceite, agregamos los filetes y los sellamos rápidamente a fuego alto por ambos lados para dorarlos un poco. No hace falta que la carne quede bien hecha, más adelante se terminará de cocinar con la salsa.


Retiramos los filetes y los reservamos en un plato. Adicionamos otra cucharada de aceite en la misma sartén y sofreímos la cebolla hasta que esté transparente. Agregamos las rodajas de tomates y rehogamos por unos minutos más para conseguir un sofrito jugoso, sazonamos con un pizca de sal. Añadimos nuevamente los filetes junto con los jugos que hayan podido dejar en el plato, los cubrimos con la salsa, tapamos y cocinamos la carne a fuego medio-bajo por 5 minutos. Ya tenemos nuestro bistec a la criolla listo para servir. Si desean una comida más contundente, frían un par de huevos para acompañar los filetes. 

Nota: en caso de hacer un bistec con más cantidad de carne o para más personas, es mejor freír o sellar la carne en varias tandas, así evitamos que los filetes suelten demasiados jugos y en vez de sellados queden cocidos. 

A disfrutar!!
Hasta pronto!!

viernes, 1 de abril de 2016

Arroz meloso con espárragos




Me gustaría que este arroz meloso con espárragos tuviera una pinta más apetitosa que le hiciera justicia a su sabor. A primera vista puede parecer soso o insulso, pero resulta que está delicioso!!! En la receta he aprovechado completamente los espárragos, y eso se nota en el gusto, las partes leñosas me sirvieron para hacer el caldo, con los tallos suaves hice el sofrito y las yemas tiernas las agregué en mitad de la cocción del arroz para que no se pasaran. Se los aseguro, el arroz ha quedado riquísimo. 

Los arroces melosos se encuentran en el punto intermedio entre un arroz seco y un arroz caldoso. Generalmente necesitan para su preparación 2,5 o 3 partes de agua por cada parte de arroz, esta variación en la cantidad del líquido puede depender de la intensidad de la temperatura de cocción, del punto de cocción que queramos y de la calidad del grano que usemos. En esta oportunidad he usado un arroz bomba, aunque se puede usar otro tipo de arroz de grano redondo

Vamos con la receta! Recuerden que me pueden encontrar en facebook.

Ingredientes para 4 personas:
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
100 gramos de cebolleta o cebollín finamente picado (sólo la parte clara, las hojas verdes se usan enel caldo)
1/2 cucharadita de sal
500 gramos de espárragos verdes
300 gramos o 1 ½ tazas de arroz bomba u otro tipo de arroz de grano redondo
200 ml o 4/5 de taza de vino blanco 
900 ml o 4,5 tazas de caldo de verduras (ver ingredientes en la preparación)
1 cucharadita de tomillo
Pimienta al gusto

Preparación:
Antes de hacer el arroz habremos preparado un caldo de verduras. Este lo hice con 1,5 litros de agua, los tallos leñosos de los espárragos, las hojas verdes de la cebolleta o cebollín, medio pimiento verde, 2 dientes de ajo y 3/4 de cucharada de sal. Dejé cocinar el caldo destapado a fuego medio por 50 minutos, lo filtré y reservé 900 ml para preparar el arroz. 

Con el caldo listo preparamos el arroz. Limpiamos los espárragos y les retiramos las partes leñosas, ya saben que las he usado para hacer el caldo, separamos las yemas de los espárragos y las reservamos. Cortamos los tallos verdes en rodajas medianas, si los tallos están muy gordos, hacemos las rodajas más finas. Calentamos cuatro cucharadas de aceite en una cacerola y sofreímos la cebolleta picada a fuego medio. Agregamos las rodajas de espárragos, rehogamos por un par de minutos y sazonamos con media cucharadita de sal. Adicionamos el arroz, removemos y lo dejamos sofreír por un par de minutos hasta que los granos se vean un poco transparentes o nacarados. Entretanto, ponemos a calentar el caldo de verduras que hemos preparado con anterioridad. Vertemos el vino sobre el arroz y lo dejamos evaporar mientras removemos suavemente.

Cuando el vino se haya evaporado, vertemos el caldo caliente en la cacerola y sazonamos con pimienta al gusto y una cucharadita de tomillo. Cocinamos el arroz destapado por 15 minutos a fuego medio-bajo, removemos ocasionalmente con una cuchara de madera para que los granos no se peguen al fondo de la cacerola y liberen el almidón que da el toque meloso al plato. En mitad de la cocción incorporamos las yemas de los espárragos y removemos. En el último minuto comprobamos que el arroz esté en su punto y que tenga algo de caldo, el arroz no debe quedar seco. Si el arroz está duro, se agrega un poco de más de caldo o agua caliente y se cocina por unos minutos más. Finalmente, apagamos el fuego, tapamos la cacerola y dejamos reposar el arroz por un par de minutos. Servimos inmediatamente; el arroz meloso hay comerlo apenas esté listo para que no se reseque y se vuelva pegajoso.

Hasta pronto!!

lunes, 21 de marzo de 2016

Costillas de cerdo al horno con romero





Las costillas de cerdo tienen una carne muy jugosa y gustosa, son deliciosas sazonadas simplemente con sal y pimienta, para destacar aún más su sabor les he adobado con romero fresco, ajo y limón. Además, las he asado en el horno el tiempo suficiente para que su carne esté tan tierna que se desprenda con facilidad del hueso. Quedaron buenísimas!!!


Serví las costillas con un cremoso y ligero puré de calabaza al horno, no me apetecía un acompañamiento muy pesado para una carne rica en grasas. El puré tiene un sabor suave y delicado que combina de maravilla con las costillas; está sazonado con una cucharada de aceite de oliva, pimienta y nuez moscada.


En la preparación de este plato he usado romero fresco, aunque también se puede agregar el seco, solo hay que adicionar menos cantidad. El romero fresco es más aromático y tiene un gusto suave; por el contrario, el romero seco tiene menos aroma, pero el sabor es más concentrado. Confío en que les guste la receta, no es nada complicada de hacer y el resultado es extraordinario.

Vamos con la receta! Recuerden que me pueden encontrar en facebook.

Ingredientes para 2 o 3 personas:
7 costillas cerdo carnosas sin separar (1200 gramos)
1 cucharada de romero fresco picado sin el tallo (si usan el seco, adicionen 1/2 cucharada)
3 dientes de ajo triturados
3 cucharadas de zumo de limón
1 cucharada de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto

Preparación:
Colocamos el costillar de cerdo en una fuente de hornear, lo sazonamos con los ajos, el romero, el zumo de limón y una cucharada de aceite. Salpimentamos al gusto y esparcimos el adobo por toda la pieza de carne. Con un cuchillo fino pinchamos el costillar en las partes más carnosas para que el adobo penetre mejor. Cubrimos la fuente con papel film y dejamos marinar por 3 horas en refrigeración. Sacamos las costillas de la nevera media hora antes de asarlas para que pierdan frío.

Precalentamos el horno a 180 ºC. Horneamos el costillar durante una hora con los huesos hacia arriba. Al finalizar el tiempo de cocción, sacamos la bandeja del horno y subimos la temperatura a 200 ºC, le damos la vuelta al costillar y lo horneamos por media hora hasta que adquiera un bonito color dorado. 

A disfrutar!!!
Hasta pronto!!!

jueves, 17 de marzo de 2016

Frijoles con carne molida o picada




Regreso al cuchareo con unas deliciosas judías guisadas con carne picada, de niña me encantaba cuando mi mamá preparaba este plato de legumbres, lo comía sin rechistar porque apenas notaba la carne y las verduras. Sí, yo también pasé etapa en que me molestaba encontrarme un trozo grande de verdura o de carne en la comida jejeje... Afortunadamente esas tonterías me duraron bien poco.


Lo que sí ha perdurado en el tiempo es mi apetito por los frijoles o alubias con carne, realmente es un plato muy rico y completo.  Aquí en España lo hago en el invierno y, aunque se puede tomar como plato único, me gusta acompañarlo con arroz y aguacate. Sinceramente, no recuerdo haber comido nunca unos frijoles sin arroz, para mí son la pareja perfecta.

En esta preparación he usado frijoles o judías canela, esta legumbre es ideal para elaborar sopas y guisos porque deja un sabor suave y delicado en el caldo y tiene una consistencia cremosa y fina. En el mercado podemos encontrar distintas variedades de frijoles rojos, los que menos me gustan son los que poseen un color rojo oscuro, esos suelen tener un gusto muy fuerte, cuando los he usado en este tipo de preparaciones, he tenido que cambiarles parte del agua de la cocción para atenuar ese sabor tan robusto. Si desean probar esta receta y no consiguen las alubias canela, pueden reemplazarlas por frijoles pintos. En Colombia, usaría los frijoles Zaragoza de color claro que se comercializan en la costa norte del país, los encuentro parecidos a la alubia canela.


Frijoles o judías canela
Les invito a probar este riquísimo y reconfortante guiso de alubias con carne picada, estoy segura de que no los defraudará. Vamos con la receta! Recuerden que me pueden encontrar en facebook.

Ingredientes para 4-6 personas:
250 gramos de frijoles o judías canela
1.7 litros de agua
1 zanahoria mediana rallada
4 cucharadas de aceite de oliva 
2 dientes ajo majados 
1/2 pimiento morrón rojo o ají pimentón rojo rallado (sin piel) 
1 cebolla blanca finamente picada 
1 rama de apio finamente picada 
300 gramos de carne magra de vacuno molida o picada 
Sal y pimienta al gusto 
1 hoja de laurel 
1/2 cucharadita de comino 
1/2 cucharadita de pimentón dulce (paprika) 
1/2 cucharadita de tomillo 
2 tomates pera maduros rallados (sin piel) 

Preparación:
Para disminuir el tiempo de cocción de las alubias recomiendo dejarlas en remojo durante toda la noche. Al día siguiente desechamos el agua del remojo y las lavamos muy bien. Vertemos 1.7 litros de agua en una olla con fondo y paredes gruesas, añadimos los frijoles y los ponemos a cocer a fuego alto. Cuando el agua comience a hervir, retiramos la espuma o las impurezas que salen a flote por la cocción. Al terminar de desespumar, agregamos la zanahoria rallada, tapamos y cocinamos los frijoles a fuego medio hasta que estén blandos, pero no deshechos. Las judías tardaron 1 hora en ablandar, aunque los tiempos pueden variar, todo dependerá de la calidad de los granos y de la dureza del agua. 

Mientras se cocinan las alubias, preparamos la carne. Calentamos 4 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y sofreímos el pimiento, la cebolla, el apio y los ajos hasta que se vean blandos. Agregamos la carne y continuamos rehogando, sazonamos con comino, tomillo, pimentón y la hoja de laurel. Salpimentamos al gusto, yo adicioné media cucharada de sal. Cuando la carne adquiera un color dorado, agregamos los tomates rallados y rehogamos por unos minutos más. 

Una vez que las alubias han ablandado, incorporamos la carne en las legumbres. Cocinamos este guiso a fuego medio con la tapa entreabierta por 30 o 40 minutos, removemos ocasionalmente para evitar que los frijoles se peguen al fondo de la olla. Al final de la cocción probamos las alubias, si es necesario rectificamos la sazón añadiendo más sal o pimienta. Sabremos que el guiso está listo cuando veamos que el caldo ha reducido casi a la mitad y adquiera una consistencia ligeramente cremosa. 

A comer!!!
Hasta pronto!!

domingo, 13 de marzo de 2016

Ensalada de berenjenas asadas con bonito del norte

Yo no renuncio a las ensaladas en invierno, aunque las prefiero templadas y con algún vegetal asado, así me resultan más apetitosas y saciantes.


Esta ensalada de berenjena asada con bonito del norte la sirvo como plato único cuando quiero disfrutar de una comida ligera. Después de tantos excesos dulceros ya me apetecía preparar un plato sano pero muy rico.

Vamos con la receta! Recuerden que me pueden encontrar en facebook.

Ingredientes para 2 personas:
2 berenjenas grandes (600 gramos)
Aceite de oliva virgen extra
1/4 de pimiento de italiano o ají verde 
1/4 de cebolla morada
200 gramos de tomates cherry
1 cucharada de alcaparras 
2 o 3 cucharadas de zumo de limón 
150 gramos de bonito del norte en aceite de oliva 

Preparación:
Precalentamos el horno a 200 ºC. Lavamos y secamos las berenjenas, las cortamos a lo largo en mitades y les hacemos unos cortes sesgados profundos en la pulpa. Pincelamos la carne de las berenjenas con un poco de aceite de oliva, así nos quedarán más jugosas y sabrosas. Horneamos las berenjenas durante 45 minutos o hasta que la carne se vea suave y tierna.

Mientras se hornean las berenjenas, lavamos y preparamos las verduras de la ensalada. Cortamos los tomates cherry en cuartos o en mitades. Cortamos en julianas finas el pimiento y la cebolla, y escurrimos las alcaparras. Sacamos las berenjenas del horno y las dejamos templar, con una cuchara retiramos toda la pulpa asada de las cáscaras y la echamos en una ensaladera. Mezclamos los tomates y las verduras con la berenjena, agregamos una cucharada de aceite de oliva y el zumo de limón,  salpimentamos al gusto y removemos bien. Presentamos la ensalada en platos individuales o en una ensaladera y colocamos el bonito escurrido sobre los vegetales. Servimos enseguida, esta ensalada se toma templada, no hay que refrigerarla. 
A disfrutar!!!
Hasta pronto!!!

miércoles, 9 de marzo de 2016

Dulce de coco y dulce de leche cortada

Aparte de los días festivos, lo que más me gusta de la Semana Santa son los dulces tradicionales que se elaboran durante esa celebración. Guardo en mi memoria el sabor de los deliciosos dulces que mi mamá preparaba con motivo de esa festividad, después de comer por varios días seguidos platos con pescado, mi paladar agradecía terminar cada comida con un dulce de coco o un dulce de leche cortada. Esos sencillos postres eran un verdadero premio para mí. 

Tanto en Colombia como en España hay una rica variedad de dulces de Semana Santa, pero reconozco que el dulce de coco y el dulce de leche son los que más triunfan en casa, los dos me gustan a partes iguales. Algunas veces en vez de hacer dos preparaciones por separado, combino la leche con el coco y hago un solo dulce cremoso que también está buenísimo. Esa receta la dejaré para otra entrada, hoy tenía ganas de disfrutar de los suaves grumitos del dulce de leche cortada y de las hebritas melosas del dulce de coco

Dulce de coco
Ambas recetas son sencillas y fáciles de hacer, pero hay que estar pendiente de la cocción de los dulces para evitar que se quemen. Si les apetece probarlos, les recomiendo que los hagan en unas cacerolas u ollas que tengan el fondo grueso.


Vamos con las recetas! Recuerden que me pueden encontrar en facebook.

Ingredientes receta dulce de leche:
1 litro de leche entera
200 gramos de azúcar moreno
2 cucharadas de zumo de limón verde (en España lo llaman lima)
Un trocito de cáscara de limón (sin la parte blanca)
4 astillas de canela

Preparación:
Vertemos la leche una cacerola y adicionamos las 2 cucharadas de zumo de limón para cortarla. Ponemos a calentar la leche a fuego medio, cuando comience a hervir añadimos el azúcar moreno, las astillas de canela y la cáscara de limón, removemos suavemente sin deshacer los grumos de la leche cortada. Cocinamos el dulce a fuego medio-bajo hasta que se evapore la mayor parte del líquido y nos queden unos grumos almibarados. Durante la cocción removeremos ocasionalmente para evitar que el dulce se agarre al fondo de la olla.

Cuando el dulce esté en su punto, apagamos el fuego y lo dejamos enfriar. Ahora solo nos queda disfrutar de este sencillo postre. 

Dulce de leche cortada
Es una delicia!

Ingredientes receta dulce de coco:
300 gramos de pulpa de coco (un coco mediano)
1 litro de agua
300 gramos de azúcar 
4 astillas de canela 
4 clavos de olor
2 cucharadas de zumo de limón

Preparación:
Partimos el coco y sacamos la pulpa de la cáscara dura que la contiene. Como ven en la foto, la pulpa está recubierta por una fina piel marrón que es algo áspera, yo no la he quitado y la he rallado con la pulpa. Me encanta que el dulce tenga esa fibra, aunque esta vez no la pude aprovechar en su totalidad porque la mitad se quedó pegada en la cáscara dura del coco. Esa piel hace que el dulce quede con uno bonito color caramelo claro, pero si no les gusta, pueden retirarla y desecharla. Rallamos el coco en lado fino del rallador, hay que tener cuidado con los dedos, cuando los trozos de coco están muy pequeños, los rallo en lado mediano, pero la mayor parte del coco debe ser rallado en el lado fino. 

Echamos el coco rallado en una olla, agregamos el agua, el azúcar, la canela, los clavos y el zumo de limón. Llevamos esta mezcla a ebullición y dejamos cocinar el dulce a fuego medio-bajo hasta que se consuma todo el líquido y el coco adquiera una consistencia melosa. Durante la cocción removeremos frecuentemente para evitar que el dulce se pegue al fondo de la olla. Cuando el dulce esté en su punto, apagamos el fuego y dejamos templar. 

A disfrutar!!
Hasta pronto!!